La carta de La Tertulia

IMGP4507

          Cuando un negocio lleva abierto tanto tiempo como el nuestro, la carta, igual que la vida, no es como uno trata de diseñarla, sino como los años y las circunstancias la van modelando. Y los platos, como los clientes, vienen y van, y los hay que están desde el principio y otros que acaban de llegar.

         Algunos aparecen solo en verano o en ciertas temporadas (Queridos Gurumelos, os estamos esperando), y otros desaparecieron para siempre, como aquel mítico Cordero con miel y ciruelas por el que todavía pregunta algún despistado, y uno responde bajando la cabeza, tímidamente, como si preguntaran por aquel novio que te dejó y todavía duele: “No, ya no lo tenemos en la carta”.

        Algunos vienen de fuera y otros son más de aquí que un Adobo de chorizo con huevos fritos o un buen Cocido extremeño. Los hay dulces, picantes, salados. Sencillos como un Revuelto de espárragos o exclusivos como un Trufado de liebre, boletus edulis y oporto.

         Pero todos tienen una historia, su propia historia, y después de tanto tiempo nos gustaría empezar a contarlas. Abriros la ventana de nuestra casa, que es la de nuestra cocina, y contaros cómo se ve el mundo desde aquí.

English version

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s